in ,

Consejos para encarar el diagnóstico de diabetes con calma y eficientemente.

Si todavía te estás recuperando de las famosas palabras del doc diciendo – «efectivamente, tenés diabetes» esta es la nota que TENÉS que leer.

Diagnóstico Diabetes
Recibir el diagnóstico no es fácil

En el tratamiento de la diabetes se enfatizan 4 pilares fundamentales:

  1. La medicación – que puede ser insulina inyectable o hipoglucemiantes orales-
  2. El automonitoreo – aprender a medirse y HACERLO! Para aplicar las correcciones necesarias en los otros tres pilares
  3. Una alimentación ordenada y mesurada- que implica aprender dónde están los hidratos de carbono y a contabilizarlos entre otras cosas-
  4. La actividad física – para mejorar el metabólismo y la permeabilidad celular a los medicamentos o la insulina que puedas tener en el cuerpo en el caso de la diabetes tipo 2-
  5. Y un quinto pilar -no oficial-: la reducción de los factores de riesgo asociados.

Qué es esto? en teamd escuchamos y vemos muchas personas con diabetes decir que sus valores de glucemia dan bien y que por eso van por la vida esplendidos con una tira de asado en mano y un vasito de tinto.

La diabetes en si misma está teóricamente resuelta. Pero los factores de riesgo cardiovascular en personas con diabetes, aún si sos un as del tratamiento, se acentúan más por las particularidades bioquímicas que alteran la fluidez sanguinea y la estructura de las paredes vasculares.

Muchas veces, los pacientes en este primer momento nos quedamos pegados al tratamiento como «medicamento, monitoreo y contar carbohidratos». Pero la reeducación alimentaria, especialmente en diabéticos tipo 2 es base para una mejor calidad de vida.

Está claro que para salir de la clínica post diagnóstico estos tres puntos son condiciónes básicas y primarias, pero sólo eso, primarias. Para poder tener una vida normal debemos tomar medidas para optimizar los recursos fisiológicos disponibles en nuestro modesto laboratorio personal.

Creemos que hay un sendero para hacer el cambio de habitos más amigable. Y te proponemos esta lista para arrancar:

  1. Aprender sobre las combinaciones de alimentos. Ya que fuiste a visitar la la nutricionista, una vez claro el tema del conteo, pedile que le explique la clave del índice glucémico de los alimentos. (Prometo una nota con info más adelante).
  2. Empezá a hacer una actividad física que te divierta 1 vez por semana. Lo que sea, caminar (pero con ritmo, sino no vale), andar en bicicleta, jugar al futbol, zumba, sumarte a una clase de baile o bajarte videitos de 16 minutos para hacer en tu casa.
  3. Cada vez que entrenes, vas a notar que despues preferís comida más saludable y se huele la promesa de un cambio radical. No te apures.
  4. Anotá los antes y después de glucemia y observaciones sobre tu curva 24 horas post entrenamiento.
  5. Charlá con tu diabetólogo los patrones observados.
  6. Establecé estratégias en función a tu respuesta fisiológica. Y mientras estás en eso, buscá un complice de entrenamiento para compartir el momento deportivo que y te reclame cuando falles.
  7. Sumá un segundo día de entrenamiento. (ya te vas sintiendo mas empoderado, no?)
  8. Volvé a la nutricionista, contale como venís. Ahora es el momento de hablar de tu peso, tu colesterol y tus triglicéridos. Ponete el objetivo de hacer todo a rajatabla el día que entrenás y el día posterior.
  9. El mundo va tomando otro color. Es momento de pensar, agrego un día más de ejercicio físico a mi semana o dejo el auto definitivamente en el garage y voy en bici a la oficina?
  10. Vuelvo a mi diabetologo, vemos como vienen mis análisis y charlo REALMENTE cómo me siento, entendiendo que fueron muchos más años de no diabetes que de diabetes.
  11. Agrego 48 horas más de prolijidad alimentaria a la semana (ya irías 4 dias prolijisimos)
  12. Paremos la pelota aca: deberías estar haciendo 3 días a la semana de actividad física moderada de por lo menos 40 minutos -y transpirando- con 4 días de nutrición al pié de la letra. A esto lo vamos a sazonar con el toque maestro: Los otros 3 días vas a apuntar a hacerlo lo mejor que puedas, entendiendo que hay eventos y situaciones donde se complica. Que fallar es humano y corregir es divino. Notá que dije situaciones y no días enteros. Hablamos de un asado donde un chorizo llegó a tu plato y era demasiado tentador, pero no de ponerle crema chantilly encima «por que total…»
  13. Ponéte objetivos reales. Ya estás listo para hacerlo. Tu familia y amigos están para ayudarte. Las personas tóxicas hacen tan mal como las grasas y los azúcares.

Un cambio de vida es posible. La diabetes te está presentando una crisis, y crisis – mon ami- es oportunidad. Sumá a tu familia a este tren. Nadie se murió por comer mejor.

Nos vemos transpirando por ahi!

Written by Carolina Rieger

Creadora del Sitio
Lic en Nutrición
Especialista en deporte
Manejo de redes y comunicación

Deja un comentario

Diabetes tipo 2 y actividad física

Ejercicio físico en diabetes tipo 2

Nacho Brughetti- Teamd

Nacho Brughetti- El deporte es mucho más que salud