Diabetes Gestacional

¿Qué es y qué tener en cuenta durante el embarazo?

La Diabetes Gestacional es el aumento de la glucemia (glucosa en sangre) en personas gestantes que antes del embarazo no presentaban diabetes. Esto se debe a que las hormonas presentes durante el puerperio bloquean o dificultan el trabajo de la insulina provocando hiperglucemia.  

Algunos datos estadísticos 

* Un estudio realizado en 2017-2019 con mujeres embarazadas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), provincia de Buenos Aires, Chaco y Corrientes utilizando los criterios de la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD) encontró que la Diabetes Gestacional se presentaba en el 4,7% de los casos. También que su crecimiento es similar a la prevalencia de la Diabetes en la población general y el papel importante que tiene el sobrepeso y la obesidad en su etiología.   

* Según el Center for Disease Control (CDC) la prevalencia es de 1/20 o 1/50 de los embarazos de los Estados Unidos, siendo más común en mujeres de origen latino, afro-descendientes, asiáticas o de pueblos originarios. 

* La diferencia de cifras en los distintos países y continentes, así como en grupos étnicos, aún está por estudiarse y no hay resultados concluyentes de porqué sucede.  

Dado que se asocia a problemas durante el embarazo y el parto es necesario diagnosticarla durante el primer trimestre de la gestación, sobre todo si se presentan algunas de las siguientes condiciones: 

  • Presentó diabetes gestacional en embarazos previos. 
  • Tuvo abortos espontáneos o muertes fetales inexplicables. 
  • Antecedentes familiares de Diabetes, Hiperglucemia, Hipertensión Arterial, Obesidad, Hiperlipemia, Ovarios poliquísticos, Acantosis Nigricans u otras condiciones. 
  • Tiene más de 35 años al momento del embarazo. 
  • Proviene de un grupo étnico con mayor riesgo de diabetes: afro-descendientes, pueblos originarios americanos, asiáticos o indígenas de las islas del Pacífico. En los países latinoamericanos el riesgo es mayor debido al mestizaje entre los pueblos originarios y migrantes provenientes de diferentes continentes.  
  • Tiene o tuvo Hipertensión Arterial. 
  • Dio a luz anteriormente un bebé de más de 4 kilogramos o con alguna patología congénita. 
  • Tiene demasiada sed y orina con mayor frecuencia de la habitual en un embarazo, además de presentar inflamaciones en las manos y pies que no ceden con facilidad.  

Diagnóstico de diabetes gestacional. ¿Cómo se confirma?

Test de O´sullivan:

Se dan 50 gramos de glucosa, se mide la glucemia a la hora y, si está por encima de los 140 mg/dl se realiza una curva de tres horas: se dan 100 gramos de glucosa y se mide la glucemia antes, a la hora, a las dos horas y a las tres horas de la administración. Si se tienen dos o más valores iguales o superiores a 95, 180, 155 y 140 mg/dl a las diferentes horas de medición (Criterios de Carpenter y Coustan) se diagnostica Diabetes Gestacional. 

Criterios HAPO 

Se dan 75 gramos de glucosa y se mide a las 0, 1 y 2 horas. Si dan valores iguales o superiores a 92, 180 y 153 mg/dl se diagnostica Diabetes Gestacional. 

Este criterio es más riguroso y reciente. Comenzó a utilizarse recién en 2011 y muchos centros todavía no lo aplican.  

Antes de comenzar a buscar un embarazo se deben realizar pruebas de diabetes para reducir el riesgo o comenzar a tratar de manera temprana la diabetes gestacional que pueda ocurrir durante el puerperio.  

Algunos de los riesgos para el bebé son los siguientes: macrosomías (bebés de gran tamaño que requieren de cesáreas para poder nacer), partos prematuros, mayor riesgo de enfermedad pulmonar al nacer (requerirá respirador hasta que sus pulmones maduren) y muerte fetal intrauterina.  

Sin embargo, con un estilo de vida adecuado, la mayoría de las embarazadas con diabetes estacional pueden controlarla sin necesidad de tomar medicación y con menores riesgos para su vida y la del bebé.  

Recomendaciones para un embarazo con diabetes gestacional: 

  • Mantener una buena educación sanitaria, conociendo de su condición y actualizándose en el tema, ayudará a que pueda transitarla mejor.  
  • Realizar ejercicios físicos con regularidad dentro de lo que recomiende su médico gineco-obstetra. Caminatas, nadar en piletas, bicicleta fija y pequeñas pesas al menos 30 minutos al día son una buena manera de mantenerse activa. 
  • Una dieta adecuada indicada por un profesional de la nutrición para que recete la alimentación adecuada. 
  • En caso excepcional y bajo supervisión profesional, se puede recurrir a medicamentos orales para la diabetes. Este tratamiento es más común en mujeres mayores de 35 años y con morbilidades previas.  
  • Es importante no perder peso durante la gestación, incluso si se tiene obesidad ya que puede aparecer cetosis (enfermedad metabólica causada por el déficit de hidratos de carbono), especialmente dañina para el feto. Pero también se debe mantener un peso adecuado evitando los excesos. El profesional que la atiende debe calcular cuál es el peso ideal al que debe aspirar.  

La diabetes gestacional suele desaparecer poco antes del parto o en los días posteriores. Pero es importante en las semanas siguientes –entre 6 y 12 posteriores al parto- realizar las pruebas diagnósticas correspondientes para descartarla completamente. Quienes la han tenido deben controlarse de por vida, haciendo pruebas de glucemia–por lo menos- cada tres años ya que los estudios muestran que alrededor del 50% contraerá diabetes tipo 2 entre los 10 y 30 años posteriores.  

Dado que uno de los efectos de la diabetes gestacional es la macrosomía, muchos embarazos requerirán de cesáreas. El bebé debe ser controlado al nacer y en los días siguientes ya que puede presentar hipoglucemia (por el paso de la insulina de la madre a través del cordón umbilical). En este caso se le administran sueros glucosados para compensar y llegar a los niveles normales de glucemia. 

Con los controles necesarios y siguiendo las recomendaciones profesionales, la diabetes gestacional puede ser más fácil de tratar que las diabetes pre-existentes. La madre o persona gestante puede llevar una vida normal y recuperar sus niveles normales de glucemia al poco tiempo. El bebe, una vez descartada o tratada la hipoglucemia, puede ser rápidamente devuelto sin necesidad de separarlo de su familia.   

Lee más sobre diabetes y los chequeos más importantes.

Chequeos médicos

10 chequeos médicos para personas con diabetes